Una dosis de realidad

» » Una dosis de realidad

Cuando alguien tiene unas ideas muy firmes sobre algo es realmente complejo cambiarselas, es por ello que a Jorge nadie podía quitarle de la cabeza que su opinión sobre como solucionar los problemas de su pueblo eran las mejores, tanto era así que quería presentarse como alcalde y substituir al actual, que tantos años llevaba en el pueblo y tanto había hecho por sus habitantes.

El pueblo de Jorge tenía un problema económico muy sebero, ya que los campesinos apenas ganaban suficiente dinero para poder pagar impuestos, las empresas del lugar tampoco estavan en un momento muy positivo y los tributos no se podían subir más puesto que la mayoría de familias no serían capaces de asumir un nuevo incremento.

Aún y esta situación descrita, Jorge tenía supuestamente claro como se iba a conseguir mejorar el nivel de la economía de su pueblo, si bien era cierto que jamás había tomado una sola clase de economía en el instituto y mucho menos en la universidad donde jamás estudió, sus ideas pasaban por el aumento de los impuestos a las empresas (las únicas que daban trabajo a los hombres del pueblo) y evitar que vinieran nuevas, ya que según él, lo único que hacían era contaminar el terreno y ocupar espacio que podría llenarse con parques y casas.

Esta opinión era claramente contraria a la del actual alcalde, el cual quería que viniesen nuevas empresas para así construir un parque empresarial donde se pudieran aglutinar, lejos de las casas y que pudieran dar trabajo a todos los hombres y jóvenes de allí, que de paso no sólo vivirían mejor sinó que además permitiría incrementar la recaudación por impuestos a los trabajadores y así el pueblo entero se beneficiaría y podrían dedicar esos ingresos extras no sólo a liquidar la deuda sinó a pagar nuevas inversiones como la remodelación del colegio que tanta falta hacía.

Un día se organizó un evento para enfrentar en un debate al actual alcalde y Jorge, todo el mundo parecía tener claro a quien apoyaba pero los dos contrincantes aún no lo sabían. Tras una primera intervención del alcalde actual, mujeres, hombres y la mayoría de los estudiantes de la universidad e instituto, aplaudieron sus propuestas, pero llegó el turno de Jorge que explicó sus métodos para evitar que vengan más empresas y aumentar los impuestos a las que ya estaban, tras finalizar su intervención también hubo aplausos, eran los jóvenes que como él no habían conseguido estudiar nada y algun que otro hombre y mujer relacionado con su familia directamente.

“Cuando crees que tienes la razón y los más necios también lo creen, preguntate si estás en lo correcto”

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar