Hermanos de sangre

» » Hermanos de sangre

Rod y Peter eran dos hermanos de una familia humilde de un pueblo de Texas, en su familia únicamente trabajaba su padre, el cual, agricultor de profesión apenas conseguía dinero para mantener a la familia, de modo que a grandes rasgos podían considerarse chicos que no había podido disfrutar de lujo alguno en sus vidas. Las vacaciones se reducían a visitas a la familia situada en pueblos vecinos y en una ocasión que pudieron ir hasta el mar para poder pasar dos días juntos.

El hecho que no hubiera mucho dinero en la familia habia traído más de una confrontación entre ellos, especialmente entre los hermanos ya que mientras que uno de ellos era bastante realista y comprendía la situación de la familia así como las dificultades que tenia el padre para conseguir el dinero, el otro se empeñaba en querer más de lo que tenía y recriminar a los demás miembros de la familia que fueran distintos, especialmente al padre. Esto había traído muchos problemas a los hermanos, tanto era así que en un momento determinado incluso dejaron de hablarse ya que cada vez que lo hacían acababa en discusión.

Los dos hermanos, Rod y Peter acudían cada día al mismo colegio, iban a clases separadas, no obstante hacían juntos el trayecto de ida y vuelta al colegio, era un requisito indispensable, según los padres de los chicos, para que pudieran hacerlo solos y sin la supervisión de los adultos.

Un día a la hora de comer, Rod y Peter volvieron a discutirse en el colegio, de nuevo el tema había sido el mismo y es que al parecer un compañero de clase se burló de Rod por la situación económica de la familia a lo cual este respondió violentamente. El hermano, Peter le insistió en que nunca más actuase así y que hiciera oídos sordos a esos comentarios, no obstante ambos se enfadaron y Rod salió antes de clase y no esperó a su hermano para volver a casa.

Al salir Peter y no encontrar a su hermano, preguntó por todo el colegio si lo habían visto, fue a su clase, hasta que alguien le dijo que lo habían visto irse sólo, tras lo cual Peter salió corriendo en su búsqueda. Tras varios minutos de angustia, Peter encontró a su hermano, en un callejón sentado, se había perdido.

Rod intentando esconder su nerviosismo y miedo acompañó a Peter y le pidió perdón a lo que el hermano le contestó:

“Podemos enfadarnos, podemos discutir, pero recuerda que tu hermano siempre será tu hermano y que todo lo que te pase a tí en cierto modo me pasa amí también, igual ocurre con nuestros padres, así que no vuelvas a hacer lo que no te gustaría que te hiciésemos”

Las palabras de su hermano permitieron hacer entender a Rod que no podía causar esos nervios a sus seres queridos ni recriminar algo que su padre no podía mejorar simplemente porque en esos momentos no estaba siendo posible.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar