Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información

Fabulas de Esopo

Pese a que ni su fecha de nacimiento y ni lugar de origen se saben a ciencia cierta se estima que nacio en torno al año 600 antes de cristo. Fue quizás el autor de fábulas mas reconocido, ya que todas ellas han sido despues recopiladas primero por Demetrio de Falero, luego por Fedro, Babrio, Jean de La Fontaine y Félix María Samaniego.

El padre y las dos hijas

13 de octubre del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Érase una vez un padre que tenía dos hijas en edad de casarse. Al final las dos encontraron pareja, una con el propietario de unas huertas inmensas. La otra con un fabricante tradicional de ladrillos.

Al cabo del tiempo después de la boda, el padre fue a visitar a cada una de las hijas. La primera, que se casó con el hortelano, le dijo que estaba genial y feliz, pero que cada noche rezaba para que lloviera con el [...]

El cerdo y los carneros

29 de septiembre del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Érase una vez un cerdo que se acercó al sitio donde descansaban los carneros. Le pareció un lugar tan agradable, que cada vez frecuentaba el lugar con mayor asiduidad. El cerdo no tardó en hacerse amigo de los carneros de allí.

Un buen día, andaba el cerdo conversando con ellos cuando el granjero entró de repente y se lo llevó en brazos. El cerdo no paraba de gritar, a lo que los carneros le preguntaron por qué hacía tanto [...]

Fábula del león y el pastor

7 de mayo del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Un día andando por el bosque, un pastor se encontró con un león que parecía herido. Tenía una espina muy grande en la pata, que le causaba mucho dolor. El pastor, al principio tuvo miedo de ser comido por el animal, pero viendo que necesitaba ayuda, le quitó la espina para que no sufriera. El león, aliviado, se lamió la pata y huyó por el bosque.

Al cabo de unos años, el mismo león fue capturado y llevado [...]

El avariento

22 de abril del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Un hombre ya cerca de ser anciano tenía mucho dinero, pero para guardarlo, decidió cambiarlo todo por el más preciado oro. Una vez tuvo en su poder el oro, decidió ir a un terreno desierto cercano y enterrarlo.

El hombre, estaba obsesionado con su posesión, la visitaba todos los días. Otro hombre se percató de ello y lo siguió. Cuando se dio cuenta de que lo que estaba escondiendo el viejo avaro era oro, esperó a que [...]

El pavo real y la grulla

7 de abril del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Un pavo real y una grulla eran muy buenos amigos, hasta el punto de que muchas veces cenaban juntos. Durante una de esas cenas surgió la discusión de cuál de los dos era el más bello.

El pavo real se jactó de ser él el más hermoso entre los dos. Desplegó todas sus alas y la sala donde cenaban se llenó de color y armonía, era realmente todo un espectáculo. Sin embargo, la grulla no se dejó amilanar aunque reconoció [...]

El embustero

28 de marzo del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Un hombre que no tenía muchos recursos, enfermó gravemente y al no poder comprar medicinas rogó a los dioses que le ayudaran, a cambio de una ofrenda de 100 bueyes. Los dioses le concedieron una prueba y le permitieron recobrar la salud completamente. Sin embargo, el hombre carecía de los 100 bueyes.

Para satisfacer a los dioses, modeló en arcilla 100 bueyes y los llevó al altar de las ofrendas, argumentando a los dioses que él prometió los bueyes, [...]

La zorra y el espino

21 de marzo del 2015 Fabulas de Esopo No hay comentarios

Iba una zorra saltando por unas rocas alegremente, cuando una resbaladiza le hizo perder el equilibrio y caer rodando por una pendiente. Por suerte, alcanzó a ver un espino cercano que podía servirle para frenar su caída.

La zorra se agarró fuertemente al espino, pero las púas que tiene como defensa le hirieron profundamente las patas, a lo que la zorra, aullando de dolor, le gritó molesta al espino:

– ¡Necesitaba tu ayuda y aunque me has frenado de [...]