Fábula del perro y el carnicero

» » Fábula del perro y el carnicero

Había una vez un perro que estaba paseando por la calle y de repente, sintió que tenía mucha hambre y que necesitaba comer algo para no morir y sentirse mal siempre. El perro era muy conocido en el vecindario pues era un animal muy sociable y con mucha vida a sus espaldas además, siempre estaba ayudando a los demás en todo lo que podía.

Fabula-del-perro-y-el-carnicero

En el camino del perro por suerte, encontró una enorme carnicería. “Aquí habrá mucha comida que yo pueda comer” -pensó el perro hambriento- Cuando entró en la carnicería vio que había mucha gente y que el carnicero tardaría mucho en atenderle por lo que el perro se angustió mucho y cogió el primer trozo de carne que vio delante de sí.

Cuando se fue a marchar se encontró con la sorpresa de que el carnicero lo había visto e intentó salir tras él pero el carnicero comprendió que tenía otros muchos clientes que atender y que debía hacer todo lo posible porque el negocio siguiera adelante.

Igualmente el carnicero gritó con fuerza al perro: “Amigo, allí donde te encuentre nunca dejaré de mirarte” Y el perro comprendió que había hecho muy mal en robar y nunca jamás después volvió a coger nada que no fuera suyo.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar