» » Fabula del pastor y las ovejas

Fabula del pastor y las ovejas

21 de mayo del 2013 Fabulas de Samaniego

Un jóven pastor se encontraba paciendo a su pequeño rebaño en lo mas alto de una colina. Daba la casualidad que este jóven muchacho era algo bromista, aunque hay que decir que las bromas que le gustaba gastar eran algo pesadas.

fabula el pastor y las ovejas de Samaniego

Ese día de pastoreo tuvo la idea de gastar otra broma: ¡Que viene el lobo, amigos labradores! Ante esta situación los campesinos que estaban en sus labores afaenados dejaron todo lo que estaban haciendo para ayudar al joven pastor. Cual fue la sorpresa de los campesinos al llegar a la cima de la montaña que no encontraron ningún lobo, solo al pastor riéndose por la broma que acaba de gastar.

Pasado un buen rato decidió volver a gastar la misma broma, los campesiones alertados volvieron a subir temiendo la gran desgracia pero para su sorpresa y por segunda vez los burló. ¡Que linda gracia!.

Pero, ¿qué sucedió la vez tercera? Que vino en realidad la hambrienta fiera. El Joven pastor se cansó de patalear, llorar y gritar en busca de ayuda por parte de los humildes campesinos, pero estos ya desengañados ni se movieron. Fue así como el hambriento lobo deboró a su manada y este aprendió una valiosa lección que jamas olvidará.

Moraleja: “Si quieres que confien en ti no engañes porque a la larga serás perjudicado por tus propias mentiras”

Juan Francisco

1 Comentario en 'Fabula del pastor y las ovejas'

  • 21 noviembre, 2013
    admin:
    Me encanta esta fábula, y es 100% verdad… si siempre mientes cuando algo sea cierto nadie te hará caso!!
    Responder

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)