Fábula del león y el pastor

» » Fábula del león y el pastor

Un día andando por el bosque, un pastor se encontró con un león que parecía herido. Tenía una espina muy grande en la pata, que le causaba mucho dolor. El pastor, al principio tuvo miedo de ser comido por el animal, pero viendo que necesitaba ayuda, le quitó la espina para que no sufriera. El león, aliviado, se lamió la pata y huyó por el bosque.

Al cabo de unos años, el mismo león fue capturado y llevado al Circo de Fieras. Por su parte, el pastor también fue condenado por un delito que en realidad no había hecho y una tarde lo echaron a los leones. Ya en la arena, cuando el león reconoció a quien una vez le salvó la vida, se dispuso a defenderlo del resto de animales.

El Rey, viendo este acto y tras conocer la historia de ambos, los liberó.

Moraleja: Sé agradecido con quien te ayuda sin interés alguno y, cuando veas oportunidad, devuelve el favor.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar