Fábula del abeto y el espino

» » Fábula del abeto y el espino

En las profundidades del bosque había una vez un abeto y un espino que durante mucho tiempo crecieron en completa armonía. Ambas plantas se respetaban la una a la otra y se sentían muy cómodos compartiendo su vital espacio en la tierra pero un buen día todo cambió y de repente, el abeto y el espino comenzaron a llevarse mal y a insultarse el uno al otro.

Fabula-del-abeto-y-el-espino

Parecía que al abeto le molestaba mucho la presencia del espino por lo que mirándolo fijamente a los ojos le dijo ” ¿Te has visto con esas púas?”, “Deberías guardarme un respeto pues yo soy alto y muy esbelto y gracias a mi se construyen hermosos templos y también barcos”

El espino, tras escuchar estas palabras, se sintió muy molesto pues no llegaba a entender por qué el abeto le había soltado tales cosas. Sin embargo, no se cayó un momento y quiso contestar al abeto tal y como se merecía.

“Tú deberías pensar un poco que cuando vienen los leñadores con sus sierras no tienes forma de escapar en cambio, yo que soy un espino con grandes púas, nadie quiere acercarse a mi por si le hago daño”

De esta manera el abeto comprendió que no era tan afortunado como él pensaba y que tal vez estaba siendo muy desconsiderado con el espino.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar