El viento y el sol

» » El viento y el sol

Una tarde se encontraban el viento y el sol discutiendo sobre cuál de los dos era más influyente sobre los hombres. Para zanjar la cuestión decidieron hacer una apuesta, quien antes consiguiera que un hombre se quitara la ropa, ganaría.

El viento y el sol

El viento fue el que comenzó la apuesta, con una brisa que afectó a un monje que estaba en la zona. El monje, ante la llegada de la brisa, decidió coger una bufanda para abrigarse. El viento, viendo que estaba perdiendo al apuesta, decidió levantar un vendaval con toda su fuerza. El monje, como respuesta, se abrigó todo lo posible para no caer resfriado.

Era el turno del sol. Salió al encuentro del monje y brilló tranquilamente ante él. El monje comenzó a sentir calor y poco a poco fue quitándose la ropa conforme la temperatura iba en aumento. Y así, sin apenas esfuerzo, ganó el sol.

Moraleja:

Más vale muchas veces una sutil persuasión que la fuerza bruta.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar