El niño con dinero

» » El niño con dinero

Roberto era un joven niño al cual la vida le había tratado realmente bien, sus padres tenían mucho dinero y gracias a ello habían podido cuidar de una manera muy cuidadosa a su hijo único. Roberto siempre había tenido todo lo que quería, juguetes, la ropa más moderna y cara, había ido a los viajes más impactantes, entre otro gran número de lujos.

Un día, Roberto cuando estaba cerca de llegar la navidad, aprovechando una cena junto a sus padres, aprovechó para darles su carta para los reyes magos, como siempre la lista era interminable, decenas de juguetes que estaban entre los más buscados por los niños del primer mundo, no obstante, entre todo había algo que les llamó especialmente la atención quería un perro, un pequeño animal de compañía con el que jugar horas y horas en su enorme casa.

Al llegar navidad, los padres habían hecho el esfuerzo de comprar el animal, no por lo costoso de la compra, ni de su comida, casa, ropa, juguetes para el animal, etc, sino por el hecho de que sabían que era algo que implicaba responsabilidad y que suponía un desorden tanto en su casa como en sus vidas en general.

Roberto se enamoró perdidamente de este pequeño cachorro, jugaban horas y horas, cada día, hiciera sol o lloviera, de hecho se convirtieron en amigos inseparables. Roberto y el cachorro Chuckie, fueron un día de excursión a un bosque que rodeaba a la gran casa de la familia del niño, durante la excursión, Roberto le iba tirando una de las pelotas favoritas de Chuckie, para que este la fuera a buscar y se la volviera a tirar, uno de los juegos preferidos de ambos, pero algo ocurrió, en uno de los lanzamientos, la pelota se dirigió hacia un terraplén el cual ni el niño ni el perro pudieron ver a tiempo, ello hizo que el animal cayera por él acabando gravemente herido.

El perro estuvo durante días en una clínica veterinaria, de las mejores de la ciudad, eso fue un 20 de diciembre, al llegar el día 25 y preguntarle a Roberto donde estaba su carta para los reyes, este les dijo que ahora se las daría, en ella solo había en esta ocasión un texto quiero que Chuckie se ponga bueno.

Moraleja: hay cosas que el dinero no puedo comprar y es por ello que estas son las que más debemos cuidar y reconocer

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar