El cerdo y los carneros

» » El cerdo y los carneros

Érase una vez un cerdo que se acercó al sitio donde descansaban los carneros. Le pareció un lugar tan agradable, que cada vez frecuentaba el lugar con mayor asiduidad. El cerdo no tardó en hacerse amigo de los carneros de allí.

Un buen día, andaba el cerdo conversando con ellos cuando el granjero entró de repente y se lo llevó en brazos. El cerdo no paraba de gritar, a lo que los carneros le preguntaron por qué hacía tanto escándalo. Al fin y al cabo, ellos también son llevados por el granjero y no se ponían a gritar como él.

El cerdo y los carneros

El cerdo, cabizbajo y llorando por su destino les explicó lo mejor posible que a ellos le quitan la lana, pero a él le quitan la vida.

Moraleja: Si bien aquello que puede sustituirse no nos debe preocupar en demasía, lo que no tiene sustitución y podemos perder, debemos valorarlo al máximo

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar