El caballo y el cerdito

» » El caballo y el cerdito

Un rico hacendado hacía colección de caballos y sólo le faltaba uno de una determinada raza para completar la colección. Cuando descubrió que su vecino tenía justo ese caballo que está buscando, le convenció para que se lo vendiera.

Sin embargo, al día siguiente de haberlo comprado, el caballo enfermó. El hacendado llamó al veterinario y éste le dio unos medicamentos, pero no tenía mucha confianza en que se recuperase, así que le dijo al hacendado que si en 3 días no mejoraba había que sacrificarlo.

Oyendo esto, un cerdito que estaba allí animó al caballo a que se recuperase. Tres días estuvo apoyando al animal, y justo cuando parecía que estaba todo perdido, el caballo comenzó a recuperarse. El cerdito, viendo que su apoyo había surtido efecto, le animó a levantarse, a correr, a trotar… En este momento llegó el hacendado y, al ver que el caballo se había recuperado, gritó “¡Milagro, el caballo está sano y en forma, tenemos que celebrarlo con una cena y una fiesta!”

Es cuando el cerdito se dio cuenta de que él asistiría a la fiesta, puesto que iba a ser la cena.

Moraleja:

Ayuda siempre que puedas al prójimo, pero ten cuidado de no arriesgar tu pellejo en el proceso.

 

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar