Fabulas de Esopo

c1b3a7f70935eb31a5d00bc9e5c1ff80d885186f

La corneja y los pichones

admin 23 de abril del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
En un palomar había dos pichones que estaban bien gordos dado que eran bien alimentados por sus progenitores. Un día una corneja que pasaba por allí viendo tan apetitosa comida quiso ser su amiga.   La corneja para parecerse mas a las palomas se pinto las plumas de blanco y se aproximo donde los pichones se encontraban. Los pichones la recibieron muy bien pensando que era de su misma especie. La corneja que parecía tener la comida asegurada aguantaba muy bien con ellos hasta que un día se le escapo un cante diferente a los pichones. Estos decidieron echarla del nido y la corneja marcho con las demás conejas pero al llegar sus compatriotas detectaron que había cambiado de color

El perro dormido y el lobo

admin 16 de abril del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Un día se encontraba un perro dormido delante de la casa como ya venía siendo costumbre en este animal, de pronto llego un lobo hambriento y sin pensarlo dos veces se abalanzo sobre el con el único objetivo de comerlo.   El perro cuando se vio entre sus garras le suplico que lo dejara pues pronto iban a llegar sus dueños para celebrar sus bodas y se daría un buen banquete. El lobo marcho y dejo el perro pensando que cuando volviera lo iba a encontrar mas gordo teniendo así mucha mas carne fresca que comer. Paso un tiempo y el lobo volvió, pero al llegar a casa encontró al perro en lo alto de una plataforma. El lobo

El gallo y la comadreja

admin 10 de abril del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Esta es la fábula de Esopo de El gallo y la comadreja …  Había una vez una comadreja que pasaba todo el día y la noche acechando a un gallo. El gallo que estaba en el corral estaba muy tranquilo ya que estaba tras solidas paredes de cemento. El gallo tenia como trabajo todas las mañanas al amanecer la única función de despertar a su dueño.   Un día la comadreja harta de tanto cante consiguió acceder al corral, donde lo atrapo para comerlo. Una vez entre sus garras le menciono que se lo iba a comer porque no dejaba dormir a la gente. A lo que el gallo le replico que ese era su trabajo y lo hacia para

La paloma y la hormiga

admin 19 de marzo del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Era se una vez una hormiga que sedienta no tuvo mas remedio que bajar al arroyo mas cercano pero con la mala suerte que fue arrastrada por la corriente hasta el punto de casi ahogarse. Viendo esta situación de extrema emergencia en la que incurría la hormiga una paloma situada sobre uno de los árboles que atraviesa el riachuelo rasgo una pequeña rama para que así la hormiga pudiese salvarse. Gracias a este gesto desinteresado por parte de la paloma la pequeña hormiga consiguió ponerse a salvo subiéndose a la rama. Poco después un cazador de aves que se encontraba por la zona vio a la paloma, con lo que decidió apuntarle para así llevarla de premio esa noche para

El caballo y el asno

admin 5 de marzo del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Había una vez un comerciante que tenía un caballo y un asno. Un buen día cuando el comerciante llevaba una carga distribuida entre esos dos animales, el asno que estaba muy cansado, le dijo al caballo “Ayúdame y lleva un una pequeña parte de mi carga si te importo de verdad pues me encuentro muy exhausto”. El caballo, se hizo el sordo y no pronunció palabra, a lo cual, tras unos cuantos metros más, el asno cayó muerto de cansancio. El comerciante, aunque estaba muy apenado, tenía que continuar el viaje, y le puso al caballo sobre la carga que ya llevaba toda la carga que traía el asno. El caballo comprendió entonces que si hubiera ayudado al asno

El ruiseñor y el gavilán

admin 20 de febrero del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Hubo un día en el cual un precioso ruiseñor cantaba sus alegres melodías subido a la rama de un árbol, cuando de pronto, lo vio un hambriento gavilán, el cuál rápidamente se abalanzó sobre él y lo atrapó entre sus afiladas garras. El ruiseñor, muy asustado intentó convencerlo de que no se lo comiera, pues si sólo se lo comía a él que era muy pequeñito y flaco no colmaría apenas su hambre, diciéndole que debería ir a por otros pájaros más grandes y olvidarse de él. Aunque el gavilán por un momento se pensó que hacer, era un pájaro viejo, hábil y muy listo, lo cual le sirvió para contestarle al ruiseñor:  “Nunca puedes dejar escapar la presa

Fábula de la zorra y el cocodrilo

admin 10 de febrero del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Había una vez una zorra y un cocodrilo que estaban discutiendo en el bosque acerca de la valía de sus antepasados. Todos tenemos un pasado para contar y del que sentirnos orgullosos, no solo las personas somos las que contamos con seres que se asemejan a nosotros sino que los animales también tienen muchas cosas que contar. Sabiendo esto, los dos animales se mostraron contentos de poder hablar un poco acerca de aquellos que los habían traído donde estaban. La zorra era muy astuta y sabía casi todo acerca del resto de animales, ya que ella se había criado en los pasajes más complicados y había pasado mucha hambre. El cocodrilo comenzó a hablar a la zorra de los

Fábula del perro y el carnicero

admin 5 de febrero del 2014 Fabulas de Esopo No hay comentarios
Había una vez un perro que estaba paseando por la calle y de repente, sintió que tenía mucha hambre y que necesitaba comer algo para no morir y sentirse mal siempre. El perro era muy conocido en el vecindario pues era un animal muy sociable y con mucha vida a sus espaldas además, siempre estaba ayudando a los demás en todo lo que podía. En el camino del perro por suerte, encontró una enorme carnicería. “Aquí habrá mucha comida que yo pueda comer” -pensó el perro hambriento- Cuando entró en la carnicería vio que había mucha gente y que el carnicero tardaría mucho en atenderle por lo que el perro se angustió mucho y cogió el primer trozo de carne