Adiós, amor

» » Adiós, amor

Llevar casi diez años de relación con una persona y recibir una noticia que te obliga a separarte de ella, es una de las peores cosas que pueden suceder. Cuando estaba en la universidad conocí a María, una de las chicas más hermosas que nunca en mi vida había visto.

Fuimos novios mientras estudiábamos y, el día de nuestra graduación, le pedí que se convirtiera en mi esposa. Así comenzó nuestra historia de amor, alquilamos una casa, nos mudamos y empezamos a vivir como prometidos. Pasados los meses decidimos pautar la fecha de la boda y ¡casarnos!

Día mágico

El día de la boda fue un sueño. Después de todo este tiempo acabamos de tener nuestra primera discusión fuerte.

Adiós, amor

María era una abogada muy famosa, debido a su experiencia le habían ofrecido un trabajo en uno de los bufetes más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, el aceptar esta propuesta significa que tendría que abandonar nuestro país.

Por mi cabeza jamás se había planteado la idea de abandonar mi trabajo actual, puesto que, afortunadamente me iba muy bien. Apenas María me informó la noticia me emocioné por ella, pero me entristecí por lo que pasaría con nosotros. Ella jamás creyó que yo rechazaría la oportunidad de irme a vivir a su lado a otro país.

Adiós, amor

El día que recibió el boleto de avión me llamó para que apartara un vuelo para mí, sin embargo, le tuve que hacer saber mi decisión.

Al llegar a casa hizo sus maletas y no emitió palabra alguna. Pasadas las horas se acercó a nuestra habitación y me dijo “me voy a la casa de mis padres”.

Salió de nuestra casa muy molesta, pero ni siquiera me dio tiempo de conversar con ella.

Al día siguiente era su vuelo, me dirigí al aeropuerto muy temprano pero, no llegué a tiempo.

Allí me encontraba yo, en el estacionamiento del aeropuerto observando el avión que la alejaría de mí. Mi corazón estaba destrozado, lo único que pude decir, en ese momento, fue “adiós, amor”.

No tengas miedo, prioriza y emprende

Esta historia nos enseña a aprender a priorizar lo importante en nuestras vidas y a no tenerle miedo a los cambios.

Adiós, amor

María y su gran amor se separaron y no pudieron volverse a ver pues el miedo pudo apoderarse de las decisiones que su pareja tomaría, alejándolos para siempre.

Utilizamos cookies propias y cookies de terceros, si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar